martes, 27 de marzo de 2012

Las huellas de la edad

Publicado por eroyuela - 0 comentarios

ENRIQUE ROYUELA.- Al tratarse del StAS que se celebrará en Alicante, no podía sino acordarme del mar y de una de las explicaciones que recuerdo con más nitidez de mi estancia en aquellas tierras durante la asignatura de Recursos Pesqueros y Acuicultura (más conocida como "Pesca") durante mi periplo estudiantil fueron las prácticas en las que databamos la edad de los peces a través del análisis de unos elementos llamados "otolitos".

Para explicarlo de forma sencilla y entendible, los otolitos actúan de forma similar a cómo lo hacen los troncos de los árboles, es decir que en cada etapa se forma una capa que recubre a la anterior. Por tanto, contando los anillos que se forman se puede saber la edad del árbol y también la del otolito. Esta no es más que una forma indirecta de calcular la edad de algunos serers vivos; en particular de los peces (vertebrados acuaticos). Pero ¿para qué sirven? Pues, básicamente consisten en el elemento de equilibrio de los peces. Y este paralelismo funcional no sólo lo encontramos en los peces, sino que también podemos encontrar elementos similares alojados dentro de los conductos semicirculares del ser humano.
Esta fue, a groso modo, la explicación que nos dieron. Después vino lo más divertido: obtenerlos y analizarlos. Pero, ¿qué son realmente los otolitos?
Estas estructuras son unos elementos calcáreos, compuestas mayoritariamente por moléculas de aragonito Aragonito(Carbonato Cálcico; CaCo3) unidas por la proteína conquiolina (presente en el caparazón y conchas de otros organismos marinos, así como en las perlas de origen natural). Los otolitos se localizan en el oido interno de los peces, en la zona del cráneo, cerca de la línea central. Entre las funciones que cumplen los otolitos -como ya hemos comentado anteriormente- se encuentran la de estabilizar y equilibrar al pez mediante la detección de aceleraciones lineales y angulares. Sagitta y AsteriscusAunque dentro del oído interno existen diversos sacos que contienen otolitos, en este caso me voy a centrar únicamente en los dos otolitos situados en el saco ventral, llamados Sagitta y Asteriscus. De estos dos otolitos, normalmente el Sagitta es el que se utiliza para la determinación de la edad. Esto se puede hacer ya que los otolitos al crecer van formando marcas alternas en forma de "anillos", similares a los que se pueden observar en los troncos de los árboles. Estas marcas pueden ser más oscuras o más claras dependiendo de la composición. De esta manera también se puedeimage determinar si una época (edad) fue nutricionalmente buena o no para ese individuo. Aunque algunos otolitos pueden utilizarse para determinar la edad del pez sin necesidad de tratarlo, normalmente hay que cortarlo y obtener finas láminas que se observan al microscopio. El plano más utilizado para la observación de las marcas suele ser el obtenido de un corte transversal, aunque si el otolito es muy pequeño se suele realizar un corte que deje al descubierto el plano sagital. El nucleo indica el momento de nacimiento del pez, y a partir de aquí se van contando las marcas, las cuales cada una de ellas se corresponde con un año de edad. Pero no solamente se puede determinar la edad del pez a través de los otolitos sino que la diferencia de tamaño de los otolitos es utilizada para establecer relaciones de parentesco (filogenia) entre diferentes organismos y para estudios de biología evolutiva.

Y aunque este post termina aquí, el StAS continúa....show must go on!

¡Nos vemos en Alicante!

Quique
Twitter: @eroyuela
Puedes visitar mi blog en la Red Social de Ciencias Feelsynapsis.
Accede a JoF, la revista de Divulgación Científica online y gratuita.