miércoles, 9 de mayo de 2012

Atrévete a saber

Publicado por Ángela Bernardo - 0 comentarios

Corría el año 1784 cuando un filósofo prusiano, ya bien entrado en años, publicó un libro que marcaría buena parte de su trayectoria. Aquel ensayo se tituló "¿Qué es la Ilustración?" y recoge una de las frases más célebres del pensamiento científico ("Sapere aude", traducida al castellano como "Atrévete a saber").

A menudo, para aquellos alejados del fascinante mundo de las poyatas de laboratorio, las ecuaciones o los cálculos astronómicos, pensar en la ciencia suele resultar aburrido. Quizás le echemos la culpa a aquel profesor de Matemáticas del colegio que entre clase y clase provocaba que los bostezos se colaran entre las páginas de nuestros libros y cuadernos. A lo mejor nos desencantamos de la Ciencia cuando en el Instituto la Física y Química se convirtieran en nuestro caballo de batalla. Examen tras examen, nuestras notas seguían estando en números rojos, y fue entonces cuando decidiste que "aquello no iba contigo". Puede que a pesar de ser una persona de "ciencias", el desenganche viniera haciendo la carrera, cuando el cóctel explosivo de memorizar fórmulas y recetas mágicas absurdas que, inevitablemente olvidabas a la hora siguiente del examen, implosionó en tu cerebro para decirte "colega, has elegido el camino equivocado".

La Ciencia con mayúsculas, sin embargo, es mucho más que eso. Es la respuesta a las preguntas que durante miles de años nosotros y nuestros antepasados nos hemos hecho: "¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos?" La Ciencia, lejos de los bostezos y los gestos de aburrimiento, es parte de nuestro día a día. Sin Ciencia no disfrutaríamos de los dispositivos de última tecnología que utilizamos cada día. Sin ella no podríamos curarnos de las enfermedades más comunes. Sin Ciencia no podrías estar leyendo este blog. Ni conectarte al Facebook. Ni encender la televisión. Tampoco podríamos predecir el tiempo que hará mañana, conservar los alimentos en buen estado, escuchar tu disco de música favorito o conducir el coche mañana por la tarde. ¿Por qué tener miedo a algo que forma parte de nuestro día a día, que es parte de nosotros?

Precisamente esta mañana la Fundación BBVA presentaba su informe internacional sobre la "Comprensión de la Ciencia" en diez países de la Unión Europea y Estados Unidos, con unos resultados devastadores. A los recortes que nuestro país está sufriendo en investigación, se suman los pobres resultados que España presenta en cuanto a cultura científica.

Un 46% de los encuestados españoles afirmaban no poder mencionar el nombre de ningún científico. ¡Casi la mitad de las personas que habían participado en el estudio! Del porcentaje restante, los dos investigadores más citados eran Albert Einstein e Isaac Newton. Nuestros dos Premios Nobel en materia científica, Santiago Ramón y Cajal y Severo Ochoa, apenas eran citados por un 4,8 y un 2,5% de los encuestados, respectivamente. 

A pesar de estos datos, aún tenemos margen de esperanza. El mismo estudio confirma que aunque nuestros resultados sobre la cultura científica son muy pobres, podemos cambiar las cosas. Los españoles presentamos un grado de interés por la ciencia parecido al de la media europea, aunque el nivel de información científica que tengamos sea muy limitado.

Este fin de semana, en Alicante, vamos a empezar a cambiar las cosas. Ya no hará falta que hagas zapping con el mando para ver esos aburridos documentales con los que siempre te quedas "sopa". Ya no tendrás que mirar de reojo la estantería de libros de divulgación, para evitar una posible reacción alérgica. 

El 11 y 12 de mayo la Ciencia sale a la calle en la mayor feria científica del año. Ya no tendrás que ir a buscarla. La Ciencia te va a encontrar a ti. Como hace de hecho a diario, en cada gesto que haces, en cada aparato que usas, cada vez que piensas, que respiras, que vives. 

¿Te atreves a saber?






0 comentarios: